Translate

jueves, 6 de agosto de 2015

EL PARAISO SUMERIO

  ANA MARIA SEGHESSO

 

 

 


  La religión Sumeria es una religión Politeísta, cuyo Panteón está formado por dioses y diosas que se reparten diferentes poderes. No existe un solo poder único y absoluto. La convivencia exige que entre ellos se pongan de acuerdo para mantener el complejo orden cósmico.


Es anterior al Monoteísmo de casi un milenio y establece como diosas principales del Infierno y del Cielo, a mujeres.




El Mito Sumerio del paraíso narra que la gran diosa Madre, Ninhursag, es la creadora de las plantas de la Fertilidad, en analogía a su condición de mujer que otorga la vida. Las plantas se encuentran en un Jardín, donde no existe ni la enfermedad ni la muerte. 


Se trata de un Mito con muchos pormenores, que ha sido traducido del cuneiforme, idioma usado por esta cultura.


 El Mito del Paraíso ha sido adoptado mucho más tarde por las religiones monoteístas y sus personajes, Adán y Eva, también roban un fruto, desobedeciendo las reglas instauradas por Dios.


En el Paraíso Sumerio quien roba el fruto es Enki, dios masculino, quien desobedece a la prohibición establecida entre todos los dioses.


Las plantas robadas, que son ocho, se ponen en relación con la seducción de Enki a las ocho hijas de Ninhursag.










Ninhursag, la diosa Madre, se encoleriza y maldice Enki, condenándolo a muerte, envenenado por las plantas robadas. Luego, para no ceder a las súplicas de clemencia por parte de Enki, deja el Cielo y desaparece.



Sin embargo, en el Mito Sumerio, la diosa Madre perdona al transgresor. Regresa y crea ocho divinidades para curar las ocho enfermedades que Enki se ha procurado ingiriendo las plantas sagradas. 






Las diferencias con las futuras religiones monoteístas: 


- La diosa Madre "no maldice a todo el género humano", solo a Enki. Luego se compadece, lo perdona y lo cura, no permitiendo su muerte. 

- Ninhursag negocia con Enki; es un acto de misericoridia.  


En el Panteón vuelve a reinar el equilibrio. 
























* * * * * 



“I Sumeri”.  
Alle radici della Storia.
Samuel Noah Kramer.

Grandi Tascabili Economici Newton. Roma 1997.