Translate

martes, 23 de septiembre de 2014

LA PRIMERA MUJER SE LLAMABA LILIT






ANA MARIA SEGHESSO






 


En uno de mis relatos, "El eterno retorno", se desarrolla un juicio de los dioses del Panteón Politeísta contra los principios del Monoteísmo, acusados de quitar jerarquía e importancia al ascendiente femenino. 


El juicio se lleva a cabo  cuando termina un Ciclo del mundo y los dioses se preparan para iniciar otro, con nuevas reglas.


La idea proviene de la Leyenda de Lilit y de Eva, dos aspectos de lo femenino que se suceden en la Creación bíblica de la Mujer.


El origen de la leyenda, que presenta a Lilit como primera mujer de Adán, se encuentra en una interpretación rabínica de Génesis 1, 27.
  

Y creó Dios al hombre a su imagen,
a imagen de Dios lo creó;
varón y hembra los creó.

(Génesis 1:27- Reina-Valera 1995) 



Esta creación está explicada en el Capìtulo 1.

En el siguiente Capítulo, el 2, se describe otra creación de la mujer, estableciendo que Yahveh dio a Adán una esposa llamada Eva, formada a partir de su costilla




Entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y, mientras éste dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar."
 De la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.  Dijo entonces Adán:



«¡Ésta sí que es hueso de mis huesos
y carne de mi carne!
Será llamada “Mujer”,
porque del hombre fue tomada.»

(Génesis 2:4-25)




Si bien suele interpretarse esto como un mismo hecho explicado dos veces, otra interpretación posible es que Dios creó en primer lugar una mujer a imagen suya, formada al mismo tiempo que Adán, y sólo más tarde creó de la costilla de Adán a Eva. 


La primera mujer a la que alude Génesis 1, 27 sería Lilit, la cual abandonó su compañero y el jardín del Edén.



En la primitiva versión, la primera mujer y el primer hombre fueron creados simultáneamente; en la segunda la creación de la mujer está subordinada a la del hombre, creado anteriormente. 


Muchas explicaciones han sido dispensadas para explicar esta contradicción. Se dijo que Adán fue creado inicialmente andrógino y que este ser bisexual fue luego separado en hombre y mujer, argumento ya expresado en la tradición babilónica. 


La leyenda del Andrógino también la encontramos en el "Simposio" de Platón  y en algunas tribus de los indios de América del Sur.



Una interpretación se encuentra en el “Alfabeto de Ben Sirah”, un libro cabalístico escrito probablemente en torno al siglo XI y del que se conocen dos transcripciones. 



Una de las  interpretaciones conocidas, que contiene comentarios a la doctrina en forma de parábolas,  avanza la hipótesis de creaciones sucesivas de la Mujer, la primera claramente  igualitaria, se resuelve con el fracaso de la unión.




El “Alfabeto de Ben Sirah”[1] menciona en el Mito de la Creación la primera pareja de seres humanos formada por Adán y Lilit, plasmados en modo de responder a un preciso diseño del Creador, con igualdad de derechos del hombre y la mujer. 



Entre Adán y Lilit nació inmediatamente un conflicto, cuyo pretexto fue el modo de unirse sexualmente, disimulando en manera simbólica el verdadero motivo de aspiración a la supremacía social o más simplemente de control de la compañera por parte de Adán y de autonomía por parte de Lilit.



Adán fue intransigente afirmando de ser el único patrón, Lilit al comprobar la obstinación de su compañero se decidió por el único camino posible: invocó el nombre del Inefable, entonces recibió milagrosamente un par de alas y huyó del jardín del Edén. 











[1] El Libro de la Sabiduría de Jesús, hijo de Sirac (en hebreo: ‏‏חכמת יהושע בן סירא), es uno de los deuterocanónicos sapienciales del Antiguo Testamento. Común y familiarmente llamado Libro de Sirácida, o bien, del Sirácides.